Mi biblioteca

16 julio 2015

Una posición embarazosa

Micro satírico-erótico de inspiración histórica. 



La inquisición no tardará en llegar, Madre Abadesa. 

Por ello, le ruego que, si lo tiene a bien vuecencia, se sobreponga con presteza del paroxismo orgásmico que la embarga en estos momentos y me aligere del peso de sus mullidas nalgas que, dispuestas a horcajadas sobre mis endebles y maltrechas caderas, amenazan con fracturar algún hueso. 

Ya, de paso, podría liberarme de los grilletes que aprisionan mis muñecas y alcanzarme mi ajado hábito que, en el frenesí de la coyunda, me arrancó frenéticamente y arrojó sin conmiseración alguna a ese oscuro y húmedo rincón de su celda. 

Muy amable y, por favor, dese prisa.





4 comentarios:

Diana Pinedo Ortega dijo...

Me encanta el uso del lenguaje y la situación, digamos, singular.
Abrazo!!

Carmen Cifuentes dijo...

Relatazo!!

Eva Mercader dijo...

Si es que eres un genio picarón Juan. La imagen no podía ser menos erótica y más peculiar.
Esta situación me recuerda la famosa frase de Santa Teresa de Jesús: "...porque hijas mías, entre santa y santo, pared de cal y canto" (ergo...vosotros no sois santos).Jajajaja
Un saludo niño.

Viviana González De Marco dijo...

Excelente el relato. Me gustó