Mi biblioteca

17 diciembre 2015

FLUYE, VIVIENDO TU SUEÑO


Sientes
que en el fondo de tu alma
el despecho
               que anidabas
se diluye con los años.


Tú,
sin auxilio de recetas, 
               tristes fórmulas de apaño,
has logrado escalar
el barranco descarnado
               por el que te despeñaste
               hasta el fondo de ese infierno,
ese gélido pasaje,
               que habitaste enajenado,
               más tiempo del que quisiste,
donde otros 
               te enterraron. 

Escalaste,
               con tus uñas,
               tus entrañas y tus manos,
               con los dientes,
                         que dejaste,
                         mordiendo el polvo 
                                 -olvidados-
con aquella fuerza innata
que creyeron fulminada
aquellos simples espectros
que oficiaron
                la liturgia
bendiciendo 
                tu ocaso.

¡Fluye!
como el agua que se escapa
por las grietas de ese estanque,
de esa balsa ponzoñosa
donde echaron
                 tus muñones
                                   a macerar
                                   -olvidados-
rodeando con soltura
                 con destreza
                                   con cordura
esas piedras traicioneras
                 que te siguen arrojando
al ver que fluyes 
                de nuevo,
al ver que vives 
                sin miedo...

Vive,
                 viviendo por ti,
vive, 
                 viviendo por dentro,
vive, 
                 viviendo tus sueños.



3 comentarios:

Chari BR7 dijo...

Es precioso, Juan, un poema formidable, lleno de fuerza. Es como un grito, un grito para reivindicar el derecho a vivir nuestros sueños. ME HA ENCANTADO.
Un beso enorme

Irene G. dijo...

Precioso Juan, un canto lleno de fuerza para seguir y dejar atrás el dolor.
Besos!!!

Dunia Arrocha Hernández dijo...

Fluyo... luego soy... luego existo... luego vivo.
Hermoso, mi estimado amigo.